Contactar Envac

Ventajas de la Inteligencia Artificial en la Recogida Neumática

ENVAC IBERIA prevé que en el periodo 2018-2028, los actuales sistemas neumáticos de recogida de residuos incorporarán Inteligencia Artificial a su modelo de gestión

Asimismo, la compañía augura una fuerte escalada de estos sistemas neumáticos a nivel mundial, motivada por la adopción del modelo de ciudad inteligente y la aspiración de reducir la contaminación ambiental

La nueva generación de sistemas neumáticos ya permite a los ayuntamientos facturar por uso, ajustar automáticamente el servicio a las necesidades de la demanda o reducir sensiblemente el consumo energético

Envac Iberia, la empresa especializada en el desarrollo, implantación y explotación de sistemas neumáticos de recogida de residuos urbanos, prevé que en el plazo de diez años, en el periodo comprendido entre 2018 y 2028, los sistemas neumáticos que actualmente están en operación habrán incorporado inteligencia artificial a sus unidades de control. Asimismo, la compañía vaticina una fuerte escalada en el mercado de estos sistemas, alentada por la penetración del concepto de ciudad inteligente para eliminar de forma eficiente los residuos sin causar daños al medio ambiente.

“El avance de la conciencia social y medioambiental constituirá un acelerador para que las corporaciones municipales incorporen a los servicios públicos modelos basados en la eficiencia tanto desde el punto de vista de la operación como de la gestión”, asegura Carlos Bernad, presidente de Envac Iberia.

La evolución de los actuales sistemas hacia el nuevo modelo solo precisará de la instalación de sensores en los elementos clave, como compuertas de los buzones y válvulas de vaciado, con el fin de proporcionar a las unidades de control información en tiempo real sobre las pautas de uso. De esta manera, serán los propios sistemas, sin intervención de operario alguno, los que modulen de forma eficiente su respuesta a las necesidades del servicio.

En concreto, la aplicación de la inteligencia artificial a la recogida de basuras aportará, según Envac, mejoras hasta ahora impensables para un servicio que, desde hace siglos, se ha concebido como itinerancia de carros o camiones a través de extensos circuitos de contenedores repartidos por las calles.

Entre otras mejoras, los ayuntamientos conocerán la identidad de los usuarios y la cantidad, tipología de residuos y frecuencia con que utilizan el sistema. De esta forma, con la individualización del servicio, en vez de una tarifa lineal, como hasta ahora, los ayuntamientos facturarán a los ciudadanos por el uso real que hagan del sistema.

Asimismo, mediante algoritmos que analizan la información, los propios sistemas, sin intervención humana, realizarán predicciones relativas a las necesidades de vaciado de cada punto, minimizando de forma extraordinaria el consumo energético.

En un futuro bastante inmediato los sistemas neumáticos de gestión de residuos urbanos sufrirán una explosión de aceptabilidad y demanda, no solo por parte de los responsables municipales, sino fundamentalmente por la fuerza y demanda de los usuarios, que no querrán volver a los sistemas tradicionales con sus habituales inconvenientes.

Carlos Bernad, Presidente de Envac South Europe and Americas